martes, 20 de noviembre de 2007

INTRODUCCION


El Clima Organizacional es un tema de gran importancia hoy en día para casi todas las organizaciones, las cuales buscan un continuo mejoramiento del ambiente de su organización, para así alcanzar un aumento de productividad, sin perder de vista el recurso humano.
Está determinado por la percepción que tengan los trabajadores de los elementos culturales, de las características más inmediatas que les son significativas, que describen y diferencian de otras organizaciones. Esta directamente relacionado con la cultura organizacional, abarcando el sentir y la manera de reaccionar de las personas frente a las características y calidad de la misma.

El clima es una variable que media entre la estructura, procesos, metas y objetivos de la empresa, a si mismo, en las personas, sus actitudes, comportamiento y desempeño en el trabajo. Se construye a partir de factores externos a la organización e internos o propios de la misma.
Se refleja su impacto en aspectos tales como la motivación, el compromiso, la creatividad y el desempeño de las personas y los equipos de trabajo, lo convierten en una herramienta estratégica fundamental para la gestión del recurso humano y el desarrollo organizacional en las empresas contemporáneas.

Aspectos tales como, el ambiente donde una persona desempeña su trabajo diariamente, el trato que un jefe puede tener con sus subordinados, la relación entre el personal de la empresa e incluso la relación con proveedores y clientes, son elementos que conforman lo que denominamos Clima Organizacional, este puede ser un vínculo o un obstáculo para el buen desempeño de la organización en su conjunto o de determinadas personas que se encuentran dentro o fuera de ella, puede ser un factor de distinción e influencia en el comportamiento de quienes la integran.

El clima organizacional constituye uno de los factores determinantes de los procesos organizativos, de gestión, cambio e innovación. Adquiere relevancia por su repercusión inmediata, tanto en los procesos como en los resultados, lo cual incide directamente en la calidad del propio sistema y su desarrollo.

Al interior de una organización se crea la necesidad de evaluar, el funcionamiento global de la misma, lo cual, permite conocer el estado de la empresa en cuanto a aspectos organizacionales, ambiente de trabajo, la cultura, estado de ánimo, y factores similares que pueden influir en el desempeño de su personal, enfocándose así, en determinar los aspectos que intervienen directamente en el clima organizacional. Para tal efecto, se establecen diferentes instrumentos que dan respuesta a este aspecto con el fin, de lograr una óptima intervención que asegure la efectividad en el proceso gestionado.